Los objetivos SMART funcionan, pero solo si sigues estas pautas

Tiempo de lectura: 7 minutos.

¿Has leído o escuchado alguna vez sobre los objetivos SMART?

Seguramente sí.

Los objetivos SMART son para el mundo empresarial y el marketing como Messi para los amantes del futbol.

Todos los gurús del emprendimiento te dicen que tus objetivos deben ser SMART, pero no siempre te explican de dónde sale esta metodología, ni la forma correcta de aplicarla.

En este artículo voy a revisar las cuestiones importantes que debes conocer para crear objetivos SMART de forma correcta.

Toma nota, porque después de leer lo que voy a compartir contigo estarás en mejores condiciones para crear objetivos desafiantes y efectivos.

Qué son los objetivos SMART

Los objetivos SMART son una pieza más de la teoría de la fijación de objetivos del Dr. Edwin Locke y el Dr. Gary Latham.

Aunque actualmente son muy populares en todas las escuelas de negocio, la realidad es que su uso y desarrollo viene desde la década el 40, y se afianza en los 60s.

En el texto “Hacia una teoría de la motivación de la tarea y los incentivos”, publicado en 1968, Locke demuestra la mejor forma de motivar a los empleados es trazar objetivos claros y crear un sistema de retroalimentación.

Luego en otras investigaciones se vincularon los objetivos SMART con la mejora del rendimiento.

De hecho, la teoría de Locke y Latham, alrededor de la fijación de objetivos tiene su cúspide en la publicación en 1990 del libro “A Theory of Goal Setting & Task Performance”.

Este libro marcó tan fuerte el mundo empresarial que actualmente se venden los ejemplares de uso, en Amazon, por arriba de los 150 dólares.

A Theory of Goal Setting & Task Performance
A Theory of Goal Setting & Task Performance

Pero claro no asustes, no tienes que gastarte ese dinero.

La idea de este artículo es compartir contigo las cosas que ya he aprendido sobre los objetivos SMART.

Pero… ¿Qué significan las siglas SMART?

SMART es el acrónimo para las palabras (specific – measurable – attainable – relevant – timely). Lo que vendría siendo en español: Específico, Medible, Alcanzable, Relevante y A tiempo.

Revisemos qué implica cada término, y vamos a complementar con un ejemplo.

Cómo elaborar un objetivo SMART de forma correcta

Supongamos que tienes un blog y quieres ganar dinero con él.

Una forma incorrecta de plantear un objetivo sería: Monetizar blog para vivir de ello.

Esta mal planteado porque es muy amplio e impreciso.

Existen muchísimas formas de monetizar un blog. Para que tengas una idea, hace poco publiqué un artículo explicando 11 formas y 50 plataformas diferentes para monetizar un blog.

Además, ese supuesto objetivo tampoco dice cuánto tiempo y esfuerzo invertirás. ¿Qué pasa si logras monetizarlo, pero inviertes tanto que en realidad te sale a perdidas?

Entonces, un objetivo correctamente planteado, en clave SMART, sería así:

Alcanzar con el blog una ganancia de 1000 dólares con marketing de afiliación en Amazon, en un plazo de 6 meses.

Vamos a desmenuzar el objetivo.

El objetivo es específico

En la metodología SMART los objetivos debe orientarse a un resultado, y no más. Esto es lo que lo convierte en un objetivo específico.

En este caso se busca un resultado: 1000 dólares.

Cuando se alcance esa cifra el objetivo habrá sido cumplido.

El objetivo es medible

El resultado que se busca, debe poder expresarse en una escala o métrica determinada de antemano.

Aquí la métrica es clara: cantidad de dinero.

En la medida que vayas ingresando cada peso, podrás medir que tan cerca o lejos estas de la meta.

Es muy difícil saber a ciencia cierta si has alcanzado un resultado si este no se puede expresar en número. Da igual que sea una escala amplia, que vaya 0 a 1000, o un simple código binario que oscile entre cumplimiento e incumplimiento.

El objetivo es alcanzable

Los objetivos SMART siempre se centran en resultados a los que se pueda llegar con los medios disponibles.

Si no tienes los medios para lograr el resultado esperado, entonces tu objetivo no es SMART. Es más, ni siquiera es un objetivo. Es más bien un deseo o una fantasía.

En este caso los medios están: existe un blog, y suponemos que con cierto tráfico y comunidad detrás.

Además, también existen los medios para monetizar. El programa de afiliados de Amazon al que la mayoría de las personas tienen acceso.

El objetivo de ser Relevante:

La relevancia de un objetivo SMART está determinada por el impacto positivo en el desarrollo de la organización.

En este caso la relevancia radica en el motivo: ganancia.

Es decir, este es un dinero que se quiere obtener en forma de beneficios.

Quiere decir que queda abierta la puerta a invertir dinero, esfuerzo y tiempo, siempre que el balance sea positivo y alcance el número manejado.  

El objetivo debe planificarse A tiempo:

Finalmente, un objetivo SMART siempre debe alcanzarse para una fecha previamente planificada.

En el caso que estamos viendo ese tiempo es: 6 meses.

Si tomara más tiempo el objetivo no sería cumplido. Pero más importante, posiblemente no fuera interesante o redituable.

Colocar una fecha de caducidad del objetivo, puede impactar sobre el valor que tiene para nosotros.

Sin dudas 1000 dólares extras dentro de 6 meses es algo atractivo. En cambio, si te digo que trabajarás 6 años para obtener esa misma cantidad es posible que tu motivación desaparezca de inmediato.

Los objetivos SMART no son perfectos

La metodología SMART son una gran forma de trazar objetivos, pero tiene su lado flaco.

Los propios creadores de los objetivos SMART han señalado que a veces el aferrarse a la metodología provoca las personas se tracen objetivos pocos ambiciosos. Por miedo a no poder cumplirlos.

Para que la metodología SMART funcione debe dejar espacio para objetivos que sean desafiantes.

Es más, Locke y Latham, apoyaban que así fuera.

La mayoría de las publicaciones sobre los SMART hablan de las características que estos deben tener. Sin embargo, no siempre se mencionan los principios que los rigen.

Para asegurarnos que los objetivos que trazamos sean fructíferos, debemos observar estos principios:

  • Claridad
  • Desafío
  • Compromiso
  • Realimentación
  • Complejidad de la tarea

Los objetivos son confusos, y no representan un desafío, es muy difícil que empujen el desarrollo de la organización.

Además, si no existe el compromiso de los implicados, y se les va retroalimentando en la medida que se avanza hacia el resultado, entonces la motivación desciende, o puede hasta desaparecer.

Finalmente, si se los objetivos tienen una complejidad superior a la manejable, entonces el único resultado esperable es la frustración de los trabajadores.

De aquí que sea tan importante redactar bien los objetivos, en clave SMART, pero atendiendo a los principios rectores de esta metodología.

Recomendación para ti

Espero que los temas que aborde aquí te sean de ayuda cuando te enfrentes a la difícil tarea de trazar objetivos.

Me gusta pensar los objetivos como un catalejo por el que se mira el destino al que nos dirigimos.

Sin un punto de arribo claro, nunca sabremos si estamos en el camino correcto.

Con todo lo que te comparto aquí, ya estás en condiciones de crear objetivos SMART efectivos, que te coloquen en la senda correcta con tu negocio o estrategia.

Si ya tienes experiencia usando la metodología me encantaría que me compartas en un comentario cómo te ha ido aplicándola.

En cambio, si quieres profundizar en este tema te recomiendo que compres el libro de Charles Duhigg: Más agudo, más rápido y mejor.

En este libro se analiza todo el tema de los objetivos SMART y como estos se relacionan con otros métodos para disparar tu productividad.

Para mí, leer este texto fue muy bueno, pues me ayudó mucho a organizar mejor mi tiempo y mejorar mi productividad.

Espero que puedas tú le puedas sacar el mismo provecho.

COMPARTE SI VALIÓ LA PENA
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre: CRamonSanabria

CRamonSanabria

Mi nombre es Carlos Alberto Ramón Sanabria, y todo lo que he aprendido y experimentado durante mi vida me ha traído hasta donde estoy actualmente.

SEMrush

Artículos relacionados

Sígueme en Facebook